Souvenirs perdus

Y el sol salió como todos los días,

la aguja del reloj siguió girando, como siempre,
una nueva mañana ha asomado por mi ventana, para no perder la costumbre...
Porque la vida sigue, y el ciclo, por más que duela o no, no se para ni por nada, ni por nadie.
1 Response
  1. Marina Says:

    Tienes razón, el tiempo no para por nadie ni por nada, aprovéchalo =)
    Besos


Publicar un comentario