Souvenirs perdus
Siempre solía decir que la vida no es más que un camino,
uno que aunque quieras o no, muy a tú pesar debes recorrer atravesando diferentes obstáculos,
uno que siempre debes seguir hacía adelante
sin ni siquiera pestañear hacía atrás a menos que sea para corregir errores.
Muchas veces en mi trayecto no lo vi claro, mil neblinas me impedían
el paso y fue precisamente ahí cuando debí de parar para analizar
mi anterior trayecto, para reflexionar sobre que cosas había hecho mal;
En mi opinión, de las grandes crisis que solemos atravesar,
esas mismas que nos bajan el animo, rompen nuestro corazón
y nos llevan a la depresión, alguna enseñanza siempre nos queda,
todas esas experiencias te fortalecen, te hacen madurar
y porque no, sacarte la tremenda venda que quizás has llevado por años;
Y todo aquel que dice que su camino ha sido creado por “Alguien más”
miente descaradamente, el camino lo construimos nosotros mismos,
porque todo eso que la vida nos presenta no son más que
las causas de lo que nosotros hemos cometido, de esos errores,
de esos pequeños aciertos, todo no es más que una consecuencia
de nuestros propios actos…
Y aunque muchas veces suela parecernos difícil afrontar esas responsabilidades,
asumir nuestros errores, debemos disponernos de voluntad,
ser muy firmes y actuar de la mejor forma posible.
Porque como todo en la vida, después que las cosas te suceden
podes entender los porqués de las mil preguntas que soles hacerte
mientras la vida va pasando;
Uno es dueño de su vida, de sus propias decisiones y de lo que lo haga feliz,
la vida se vive mirando hacía delante y no hacía atrás
para atrás están las enseñanzas, para delante queda el no cometerlas en tú futuro…
1 Response
  1. Marina Says:

    Hay que seguir adelante aunque el camino este lleno de obstáculos :)


Publicar un comentario