Souvenirs perdus


Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan.
Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican.
Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón.
Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías
y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro.
4 Responses
  1. yo creo que si por que compartir es vivir jaja :)


  2. Marina Says:

    Tienes razón, me gustó la entrada :)


  3. Staywithme Says:

    Y los corazones dolidos?
    siempre nos pasaremos buscando a quien lo "dilate", no?

    Lindas líneas...
    saludos.



Publicar un comentario